Balance anual

Olga Puertas, candidata a la alcaldía de Ciudadanos, a las puertas de Can Massallera // Elisenda Colell

Olga Puertas (C’s)

Hace unas semanas aparecían los jabalíes en la Plaza Cataluña, los vecinos nos avisaron y poco después supimos que en otros barrios su presencia era habitual. Alertamos y preguntamos en plenos, sin obtener un firme compromiso para evitar la presencia de animales salvajes en áreas urbanas y fuera de su medio natural.

Tras indagar con payeses y cazadores, supimos que el Ayuntamiento no autoriza la caza selectiva y que permanece insensible a los destrozos de cultivos y frutales que la superpoblación del jabalí conlleva en nuestra comarca.

A pesar del tiempo transcurrido el problema permanece sin resolver. Destacar que el 50% de los jabalíes son tuberculosos, que es un animal agresivo, muy prolífico, y que las trampas odoríficas y el mandar a nuestros guardias a ahuyentarlos, surte escaso efecto.

Últimamente ya prefieren la búsqueda de golosinas en áreas infantiles y también de restos de basuras orgánicas. Son un claro peligro imprevisible.

Jabalíes en Sant Boi // Autor desconocido

En este asunto y en el tema de las “okupaciones” de viviendas, nuestra ciudad tiene dejadez y un permisivo criterio particular.

En ocasiones hay largas intervenciones (horas) en los plenos a favor del bienestar animal y de la neutralidad en el tema de las “okupaciones”, caso Pi i Margall y otros. Mejor nos iría si el Ayuntamiento simplemente tomara sus decisiones en beneficio del bienestar ciudadano, en ambos problemas.

Sin embargo se olvida que Sant Boi tiene un 15,1% de pobreza, y que somos récord comarcal después de Cornellá. Muchos de nuestros niños arrastran subalimentación.

Y por ello queremos revelar la “secreta” ubicación en la calle Reverendo Solanas número 105 de nuestro Banco de Alimentos, (5.000 prestaciones) puesto que muchos ancianos desorientados aún la ignoran.

Para facilitar todos los trámites asistenciales: Proponemos la creación de una ”ventanilla única” que gestione todas las prestaciones sociales a medida de cada persona; los bonos sociales, exenciones tributarias, los vales, y facilidad administrativa para reducir plazos a la mayor brevedad.

Todos los compromisos con las compañías de servicios públicos (agua, luz, gas) deben mantenerse por escrito y ser transparentes en todos los cambios que se convengan. Sant Boi tiene varios acuerdos con ellas no formales que deben protocolizarse ya.

Y exigir en las renovaciones concesionales la inclusión de mejorías del servicio y de modulación tarifaria. Endesa/Enel sigue impidiendo con su central transformadora (60.000 m2) nuestro desarrollo urbano sin compensarlo con una mejoría de tendidos y de calidad del suministro.

Junto a la Central Endesa está la base militar Santa Eulalia (100.000 m2) donde Defensa sigue interesada en llegar a un acuerdo para trasladarse a la zona industrial con sus talleres, hasta el punto de acceder a su venta en parcelas. Sin embargo nuestros mandamases se han retractado de su intención. Y ahora se quejan del posible realojo de fuerzas de policía. Surrealista. Entorpecen su buen uso y no aportan soluciones.

Cuartel Santa Eulalia // Olga Puertas

Incumplen la obligación de destinar un 15% de la vivienda edificada a uso social y ocultan sus propiedades inmobiliarias en una desfasada contabilidad; siempre esperando “pelotazos” como los que intentan en el llamado “plan Muntanya”.

Sería obligado dedicar más atención a este monstruo llamado Coressa-Claus o a la inversa como quieran: Una empresa de limpieza -muy deficiente-, tiendas, pisos, gasolineras, parkings, grúas…Y con una estación de servicio a una 1 hora o a 48 km de Sant Boi en Lliçá de Vall, en el Vallés;  allá “nuestra” gasolinera Repsol vendió 2,6 millones de litros de carburante, lavó coches y camiones, y aparcó a muchos de ellos en sus instalaciones; pero todo ocurre en un municipio: Lliçá de Vall de 5.000 habitantes, con una renta de 27.412  per cápita de 24.308 euros, un PIB por habitante de 22.000 euros y somos el número 453 del ránking de riqueza municipal. Esto es la economía social que predica y presume nuestra Hacienda local. Ayudar al rico Lliçá y olvidar al pobre Sant Boi. No quieren explicar aún sus turbias razones; un ejemplo, ¿por qué nuestra economía municipal no puede devolver las plusvalías mal cobradas, cuando ya se nos sube el IBI con trampa y se –autodevora- un presupuesto anual de 93 millones?.

Gasolinera de Lliçà de Vall // Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat – Coressa

Ahora con el “procés” las empresas nos huyen a otros sitios, la conocida ORDESA se nos irá a Huesca. Ahora el descuido y la ausencia de alicientes se hacen evidentes. Unos polígonos vetustos con graves carencias (burocratismo, falta de fibra óptica, de limpieza y orden). Ah, la -ventanilla única tramitadora-,¿cuántas fábricas te debemos?

Hay resistencia total a implantar los módulos de FP sanitaria en S. Boi para nutrir de empleo a nuestro Parque sanitario, lo propuso Cs en mociones derrotadas.

Sabemos que la actual coalición PSC-IC se mantiene a precario, a diferencia de Barcelona y otros ciudades y pueblos de Cataluña rotas ya sus alianzas por los últimos acontecimientos. En Sant Boi fue ocupado el Ayuntamiento durante horas por independentistas, dando pie ello a desmentidos y comunicados confusos y ambiguos, en el último pleno. Los 39 años de monocolor municipal nos han convencido a muchos de la necesidad de un cambio urgente; dada la gravedad del momento general y particular de Sant Boi. Hasta hemos perdido terrenos en disputa con: Sant Joan y el Prat.

Esperamos que el “misterioso” incendio de la torre-barraca del Ateneo (propiedad municipal, pero cedida sin concurso) motivado por una disputa de unos “sin techo”, sea el punto final a un demostrado descontrol; queremos un Ateneo para todos, porque todos lo hemos pagado para disfrutarlo.

Se otorgan concesiones a: Inipro (en juicios). Y subvenciones con tierras a la DESOS del exalcalde Vila. También hay concesiones de instalaciones deportivas y de subcontratas en servicios sociales y asesorías, muy necesitadas todas de eficiencia y transparencia. Muchas forman parte del “mallazo” de intereses creados municipal. Barcelona tras el drama terrorista: por fin ha colocado bolardos y jardineras, Sant Boi todavía no.  

Deseamos que los jabalíes no lleguen a la plaza del Ayuntamiento y que se queden en los bosques pero sin incendios.

En caso de dudas, combatan el mal humor y resfriados con un buen zumo de naranja, nuestro color partidario.

Seguiremos luchando contra la rutina y la resignación hasta conseguir cambios desde lo pequeño a lo más importante. Saludos ciudadanos.

Olga Puertas és regidora de Ciutadans a Sant Boi de Llobregat.